Buenos Aires. Una huelga de siete días iniciaron este lunes los productores agrícolas argentinos, con el objetivo de generar una atención mayor por parte del gobierno para que tome en cuenta las demandas del sector.

En el rubro, indicaron que el cese en la comercialización de granos, que se extenderá hasta la medianoche del domingo, no producirá un desabastecimiento ni alza en los precios.

Según consigna Los Tiempos.com, “esta es la novena huelga comercial del sector en casi tres años en rechazo a la política que el Gobierno aplica a los productores de trigo, que, según las patronales, provoca pérdidas por las distorsiones generadas en el precio del cereal”.

Los dirigentes agrícolas rechazan los cupos a la exportación de trigo y maíz establecidos por el Gobierno desde 2006 que garantiza el abastecimiento interno e impide mayores precios.

También, consideran insuficiente la propuesta hecha por el ministerio de Agricultura, el miércoles pasado, para levantar las trabas que permitan las ventas al exterior.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, recordó este lunes que la huelga comienza en plena época de venta de la cosecha e indicó que no le encontraba sentido a la protesta porque estaban trabajando para resolverlo.

En la Casa Rosada ven con preocupación estas medidas por ser un año electoral donde se rumorea que la presidenta Cristina Fernández podría ir a la reelección.