Iquique. Los trabajadores de la mina de cobre Collahuasi en Chile entraron a su tercer día de huelga contractual sin indicios de un acercamiento entre la firma y su sindicato, mientras un plan de emergencia sigue garantizando las operaciones en el yacimiento.

La protesta fue desatada tras una fallida negociación en la asociación controlada por las gigantes Anglo American y Xstrata.

Sin embargo, hasta el momento los trabajadores no han logrado afectar la producción del yacimiento, que se mantiene operativo por trabajadores de reemplazo que la compañía puede contratar legalmente en medio del conflicto.

"La operación sigue en ritmo normal, el plan de continuidad operacional está siendo aplicado y no hay novedades", reiteró el domingo la portavoz de la firma, Bernardita Fernández.

Algunos expertos consideran que la producción podría empezar a tener algún debilitamiento en el plazo de una semana de paralización.

El gremio ha dicho que el cansancio de los reemplazantes empezaría a tener efecto en el yacimiento, pero la compañía dice contar con suficiente personal para otorgar el descanso necesario por turnos.

En tanto, socios del sindicato permanecen en una escuela abandonada en el centro de la norteña ciudad de Iquique, que ocuparon en la víspera y afirman será su sede mientras se resuelve la disputa.

Las posturas sobre un nuevo contrato no se han acercado, ya que los trabajadores dicen que buscan mejoras en el ingreso real mensual de sus afiliados, mientras la compañía insiste en destacar otros beneficios.

El sindicato ha instado al ministro de Minería, Laurence Golborne, a que se pronuncie sobre el caso.

Collahuasi, el tercer mayor yacimiento mundial de cobre con una producción de 535.000 toneladas anuales, está enclavado a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar en plena Cordillera de Los Andes.

Hasta el momento, la empresa no ha contactado nuevamente a los trabajadores para reactivar un diálogo sobre la contratación.