Paris. Una huelga que paraliza un puerto petrolero en Francia entró este lunes en su tercera semana y detuvo parcialmente a una refinería clave, en momentos en que el país vive una ola de protestas nacionales que afectarán a toda la industria.

Los trabajadores del puerto de Fos-Lavera protestan contra una reforma del sistema de pensión desde hace 15 días, lo que obligó a la refinería cercana de La Mede a trabajar a media capacidad el fin de semana y, según sus autoridades, deberá cerrar en un par de días.

No hay negociaciones planeadas entre los huelguistas y las autoridades del puerto mediterráneo, dijo un sindicalista de la unión CGT a Reuters en una conversación telefónica.

El sindicato CGT dijo que estaba convocando a continuar las huelgas el 12 de octubre en todos los puertos de Francia.

Los temores a una interrupción del suministro impulsó los precios del referencial de la gasolina en Europa, llevando a la cotización mayorista a nuevos máximos de cinco meses a US$767- US$772 por tonelada, por encima de los US$754-US$758 del viernes.

"Las operaciones de otras tres refinerías que son abastecidas por el puerto de Fos-Lavera van a tener que parar pronto si la huelga sigue", dijo JBC Energy en una nota.

El puerto de Marsella informó que la protesta bloqueaba el lunes 56 barcos, incluyendo 20 navíos cargados con crudo y 17 tanqueros con productos refinados.

La terminal portuaria da suministro a ocho plantas, que pueden procesar más de 1 millón de barriles por día, o alrededor de un 7%, el equivalente al 7% de la capacidad total de Europa.

La petrolera Total dijo este lunes que su refinería de 158.000 barriles por día de La Mede estaba parcialmente inactiva debido a una falta de crudo para procesar.

El reclamo de los trabajadores aceleró el drenaje de productos almacenados en el mar, dijeron operadores, y atrajo la oferta de otras regiones de Europa.

Según datos de la firma ICAP Shipping, el volumen de gasoil almacenado en el mar cayó la semana pasada a 4 millones de barriles desde 6 millones.

Los operarios también protestan contra una reforma portuaria y se espera que el martes el impacto será más intenso.