Bogotá. Los trabajadores de una mina de carbón de Glencore en el norte de Colombia se declararon este jueves en huelga para reclamar mejores salarios y condiciones laborales, informaron un líder sindical y la empresa.

Es poco probable que el cese de actividades en la mina La Jagua afecte los precios al contado de carbón térmico en Europa o Asia, a menos que se extienda por varias semanas, mientras que fuentes de la industria se preguntan si los trabajadores del tren carbonífero Fenoco se unirán a la medida de fuerza.

El complejo La Jagua es propiedad de Prodeco, una unidad de Glencore en el país sudamericano.

"Ahora mismo todo está parado", dijo en una conversación telefónica Ricardo Machado, del sindicato Sintramienergética.

Los mineros sindicalizados de La Jagua habían aprobado lanzar la huelga hace dos semanas, después de más de 40 días de negociaciones con Prodeco en las que no se logró ningún acuerdo.

Glencore acusó a los trabajadores de mantener una posición "inflexible" y "peticiones excesivas".

"En la situación económica actual del mercado, es necesario el concurso de empresa y trabajadores para lograr acuerdos razonables y beneficiosos y, en este sentido, el iniciar una huelga nos aleja a todos de estos propósitos", dijo un comunicado de la empresa.

Colombia es el cuarto mayor exportador mundial de carbón. El complejo de La Jagua tiene cinco concesiones mineras, pero las negociaciones fueron sólo con Carbones de la Jagua.

Machado aseguró que los trabajadores de las otras dos minas de Glencore, Carbones El Tesoro y Consorcio Minero Unido, se unieron a la huelga, que comenzó a las 05:30 hora local de este jueves.

Las tres minas de Glencore en el país produjeron siete millones de toneladas de carbón el año pasado, de acuerdo con datos del regulador de la minería.

Conflictos. El carbón La Jagua es de la más alta calidad que se produce en Colombia. Cuando no se mezcla es un material apetecido por el mercado, dijeron fuentes del sector.

Las operaciones de Glencore Prodeco incluyen los complejos La Jagua y Calenturitas, que cuentan con sus propias instalaciones portuarias.

En 2010, los trabajadores de La Jagua declararon una huelga durante cinco semanas que concluyó con la firma de un acuerdo por dos años.

El año pasado, otra huelga paralizó durante ocho días la mina Calenturitas, que produce cinco millones de toneladas anualmente.

Las empresas mineras y petroleras comenzaron a regresar a Colombia después de una caída en la violencia de la guerrilla durante la última década por una ofensiva militar respaldado por Estados Unidos.