Buenos Aires. Los tripulantes de cabina de la filial argentina de la aerolínea chilena LAN iniciaron el martes una huelga en reclamo al cumplimiento de su convenio de trabajo, lo que provocaba cancelaciones en todos los vuelos de la firma.

El ministerio de Trabajo dispuso de inmediato la conciliación obligatoria, que obliga a los trabajadores a levantar la huelga y a las partes a sentarse a negociar. Sin embargo, el gremio en disputa rechazó la medida.

"Estamos reclamando por la violación de convenio (de trabajo). No vamos a acatar ninguna nueva conciliación obligatoria (del Gobierno). Ahora, la negociación debe ser directamente con la empresa", dijo Paula Marconi, secretaria general de tripulantes de cabina.

Marconi agregó, ante periodistas, que "ya están cumplidos todos los pasos legales" por reclamos que se iniciaron a comienzos de noviembre.

Centenares de pasajeros estaban varados en el aeroparque de la ciudad de Buenos Aires y en la terminal del aeropuerto internacional de Ezeiza, en las afuera de la capital argentina, como así también en el interior del país.

Medida incomprensible. La empresa dijo en un comunicado que la "medida (de fuerza) resulta incomprensible" ya que "supuestamente responde a un reclamo salarial", cuando la empresa ya avaló los incrementos con diferentes gremios.

LAN Argentina, filial de LAN, una de las mayores aerolíneas de América Latina, compite en el mercado local con las estatales Aerolíneas Argentinas y Austral.

La compañía tiene unos 1.750 empleados, los que están representados por siete gremios.