Tegucigalpa. Un nuevo concepto de energía renovable está tomando fuerza en todo Estados Unidos: huertas solares comunitarias, que apelan a la gente que cree que los paneles solares son demasiado costosos o poco prácticos.

Estas huertas o comunidades solares comenzaron en Colorado hace unos años y el modelo se ha extendido a Minnesota, California, Massachusetts y otros estados.

Se espera que su capacidad crezca con fuerza este año. Hay interés tanto entre los clientes residenciales, a los que sólo les gusta la idea, como en grandes empresas que quieren reducir su huella de carbono.

Las instalaciones proveen electricidad a la red eléctrica local. Los clientes se suscriben a ese servicio público y obtienen un saldo a favor en sus facturas, con contratos que por lo general están pactados a 25 años y los protegen contra aumentos de tarifas.