El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, intenta aplicar un plan de conversión vehicular de combustibles líquidos a gas para reducir en 30% el consumo de gasolina.

Criticó el derroche de combustible de la nación adscrita a la OPEP, mientras presentó el nuevo programa "Mi Carro a Gas", que ofrece realizar gratuitamente la conversión de los sistemas vehiculares que utilizan gasolina a hidrocarburos gaseosos.

"Cuando nosotros estemos consumiendo el gas, esa gasolina la vamos a exportar a precio internacional y ese ingreso se va a convertir en viviendas, escuelas, hospitales, bancos comunales. Estamos gastando demasiado en gasolina, hay un derroche muy grande", dijo el mandatario.