Santiago. Humphreys decidió mantener la clasificación de los títulos de deuda de todas las series pertenecientes al Décimo Primer Patrimonio Separado de Banchile Securitizadora S.A., respaldados por créditos originados por Efectivo, empresa del Grupo Johnson’s. Esto es, “Categoría AA”, “Categoría BBB” y “Categoría C” para las series A, B y C, respectivamente.

La tendencia de la clasificación, sin embargo, cambió a “Desfavorable” debido, principalmente, a los altos niveles de morosidad que se observan en la cartera crediticia integrada al patrimonio separado.

Si bien los elevados rangos de mora persisten desde inicios de 2009, esta situación antes fue compensada con un nivel de sobrecolateral muy superior al mínimo exigido por el contrato de emisión de bonos, situación que no se da a la fecha, ya que el valor de la cartera de respaldo ha tendido al mínimo requerido.

Según datos a junio de 2010, la mora superior a 90 días asciende al 12,24% de la cartera de referencia (aquella que excluye morosidad por sobre 180 días). El índice de pérdida de Humphreys asciende a 11,05%, siendo que otras carteras de similares características sitúan el indicador entre 5% y 7,5%.

Por otra parte, la capacidad del patrimonio separado ha sido beneficiada por el hecho de que la cartera de activos mantiene un rendimiento muy superior al valor tomado como referencia. En efecto, el modelo de la clasificadora asume una rentabilidad que oscila entre 2,8% y 3,8% mensual, siendo el promedio móvil trimestral a junio de 2010 de 4,4%.

En cuanto a las restantes restricciones asociadas al comportamiento del portafolio de activos, a junio de 2010 se observan indicadores holgados en relación con los parámetros de referencia.

Considerando la situación financiera de Johnson’s que ha transcendido a la opinión pública, es importante destacar que la evaluación de los bonos securitizados ha sido siempre realizada asumiendo la ausencia del originador dentro del proceso de cobranza y recaudación de las cuentas por cobrar.

Por ello, la transacción dispone de un administrador sustituto –Banco de Chile- que tiene la obligación de hacerse cargo del proceso de cobranza en el evento que Johnson’s no pudiese llevar a cabo dicha función, situación que no inhibe contratar los servicios de empresas focalizadas en el segmento especifico si se estimase más adecuado.

Por otra parte, es relevante el hecho de que la capacidad de pago de los bonos depende de los flujos que generen las cuentas por pagar y no de la solvencia de Johnson’s; por tal motivo, cobra importancia la habilidad que tenga la sociedad securitizadora de mantener la continuidad de la cobranza independiente de las situaciones que pudieran afectar al originador.

El pago de los bonos está respaldado por los flujos provenientes de las cuentas por cobrar asociadas a la tarjeta comercial “Multiopción”, cartera administrada por Efectivo S.A., sociedad integrante del grupo Johnson’s, que ha sido clasificada por Humphreys en “CA3” en lo relativo a su capacidad como administrador. A su vez, Acfin S.A., que actúa como administrador de respaldo, se ha clasificado en “CA2”.