Santiago. La clasificadora Humphreys decidió poner “En Observación” la tendencia de la clasificación de los depósitos de largo y corto plazo emitidos por el Bank of Tokyo Mitsubishi UFJ (BTMU) clasificados en “Categoría AAA” y “Nivel 1+”, respectivamente.

La calificación “En Observación” para la categoría de riesgo de BTMU responde al hecho de que su matriz, Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ, Ltd., principal soporte financiero de la entidad local podría ver reducida su clasificación de riesgo en escala global, actualmente en Aa2, ya que con fecha 31 de mayo el rating de la matriz fue puesta bajo revisión por posible baja, situación que podría llevar a que su clasificación se sitúe bajo el riesgo de Chile en escala global (Aa3 o AA-).

BTMU es una branch (sucursal) de la institución japonesa del mismo nombre, entidad perteneciente al Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG), la que posee activos por US$2,5 billones. El objetivo principal de la sociedad bancaria es dar atención a empresas japonesas con operaciones en Chile y compañías multinacionales.

Dentro de las fortalezas que dan sustento a su clasificación, se reconocen el buen comportamiento de la cartera crediticia de la institución, la que, a la fecha, no exhibe morosidad y, por lo tanto, mantiene un bajo nivel de provisiones por riesgo. Asimismo, la evaluación incorpora la existencia de una estrategia de desarrollo bien definida, que se orienta a un segmento de mercado conocido por el banco y que evita la competencia directa con el sistema bancario tradicional.

En el ámbito local, la institución financiera presenta una baja participación de mercado y una reducida diversificación de ingresos, tanto por clientes como por productos.

La entidad inició sus operaciones en el país en marzo de 1981 y actualmente cuenta con una sucursal y un staff de 42 empleados. A diciembre de 2010, obtuvo un margen bruto de US$4 millones aproximadamente, gastos de apoyo operacional por US$3,9 millones y un resultado del ejercicio de US$0,31 millones. A la misma fecha, mantenía activos por US$167 millones (de los cuales US$57 millones eran colocaciones), que fueron financiados con pasivos por US$122 millones y patrimonio por US$44,5 millones.