Sustentada principalmente en el buen posicionamiento de Supermercados del Sur (SdS) en su área relevante de operaciones (entre las regiones del Biobío y Los Lagos), donde alcanza un volumen de ventas que lo convierte en el principal competidor del mercado, Humphreys decidió otorgar “Categoría A” y tendencia “En Observación” a los bonos emitidos por la empresa.

Humphreys, que con esta nota de riesgo comenzó la clasificación de la cadena controlada por Southern Cross Group, consideró que SdS compensa su actual carencia de información histórica con los flujos conocidos y maduros de las cadenas de supermercados regionales que adquirió entre 2008 y 2009, los que incluso deberían verse incrementados por las sinergias propias del proceso de consolidación.

La empresa adquirió las cadenas que forman parte de su red de supermercados a empresas familiares con una larga trayectoria en sus respectivas zonas operativas, lo que se traduce en una alta afluencia de público y un rendimiento probado, respaldado por una buena ubicación de los puntos de venta al interior de las ciudades.

Buena evaluación. Por otra parte, se valoró que cerca de un 96% de los productos que SdS vende corresponden a bienes de primera necesidad -principalmente alimentos y artículos de limpieza y aseo personal-, circunstancia que le otorga una alta estabilidad a sus ventas, atenuando los efectos del ciclo económico en comparación a otros partícipes del retail y del rubro.

Humphreys también destaca positivamente las menores necesidades de capital de trabajo del emisor, en relación con otros retailers, como consecuencia de que no posee un negocio crediticio. En línea con lo anterior, la empresa se encuentra en plena ejecución de un plan de eficiencia y mejoras logísticas que debieran incrementar sus ratios financieros.

Otra variable a favor es la experiencia que exhibe la administración de SdS en el negocio de la venta al detalle, tanto a través de su controlador como del grupo gerencial y ejecutivo a cargo de la compañía.

No obstante, si bien el plan de expansión que la empresa está ejecutando la llevará a una mayor escala y cobertura geográfica (pretende más que duplicar la superficie actual de ventas), toda la inversión orientada al plan de crecimiento conlleva riesgos, como el ingreso a zonas en las que su marca comercial (Bigger) no es conocida, o un posible bajo rendimiento de algunos de los nuevos locales.

Además, debe enfrentar la fuerte competencia existente en el sector supermercadista chileno, con tres cadenas de cobertura nacional que cuentan con buen respaldo financiero, experiencia y con la escala que les permite poder sostener una reñida disputa de precios, así como agresivos planes de inversión.

A lo anterior se suma el hecho de que la menor diversificación geográfica coloca a SdS en situación de desventaja respecto a otras cadenas, situación que podría afectar parte de sus flujos si se producen recesiones de carácter local.

Orígenes. Cabe señalar que Supermercados del Sur (ex Omega S.A.) fue formada principalmente a partir de la adquisición de seis cadenas de supermercados ubicadas entre la VIII y la X regiones.

Hoy cuenta con 106 puntos de venta y casi 150 mil m2 de superficie para ventas, siendo el cuarto actor a nivel nacional, con alrededor de 7% de participación, y el primero en su zona de operaciones, con un 32% de este mercado.

En 2009 tuvo una facturación de US$ 753 millones (US$ 807 millones proforma año completo, incluyendo ventas previas a la toma de control de algunos locales), en tanto que para 2010 la administración estima un cierre de ventas por aproximadamente US$ 899 millones.

Uno de los principales proyectos de la empresa en 2011 es la colocación de bonos a cinco y dieciocho años por un total de UF 5,5 millones, que reemplazarán su actual deuda financiera compuesta por préstamos bancarios.