Estados Unidos. El mal clima golpeó en el tercer trimestre a Berkshire Hathaway, la firma del multimillonario inversor Warren Buffett, pues las pérdidas por seguros relacionadas con los huracanes Harvey, Irma y Maria y un terremoto en México contribuyeron a la caída del 43% que sufrieron sus utilidades.

Berkshire reportó este viernes que perdió US$3.000 millones antes de impuestos -US$1.950 millones después de impuestos- por los desastres naturales, lo que dejó a sus negocios aseguradores Geico, General Re y Berkshire Hathaway Reinsurance con pérdidas anuales por amortizaciones.

El negocio asegurador representa usualmente una cuarta parte de las utilidades generales de Berkshire, que tiene unas 90 unidades de negocios en sectores como química, energía, alimentos y productos de consumo e industriales.

La ganancia neta general cayó a US$4.070 millones, o US$2.473 por acción Clase A, desde US$7.200 millones o US$4.379 por acción un año antes.

Los beneficios operativos -que excluyen ganancias y pérdidas en inversiones y derivados y que según Buffett reflejan mejor el desempeño de la compañía- cayeron un 29% a US$3.440 millones o US$2.094 por acción Clase A, desde US$4.850 millones o US$2.951 por acción un año antes.

Los analistas esperaban en promedio un beneficio operativo de US$2.402,47 por acción, de acuerdo a Thomson Reuters I/B/E/S.

La diversificación del conglomerado con sede en Omaha (Nebraska) ayudó a contener la caída de las utilidades, pues las ganancias crecieron en la unidad Berkshire Hathaway Energy y la “mejoría de las condiciones económicas” apuntaló utilidades en BNSF.

Berkshire terminó septiembre con US$109.300 millones en efectivo y equivalentes, más de cinco veces los US$20.000 millones mínimos que Buffett ha dicho que él prefiere, y los inversores están esperando ver qué hace con ellos.

Parte de ese dinero será eventualmente usado para comprar el 80% de Pilot Flying J, el mayor operador de centros de parada de camioneros en Estados Unidos, que Buffett anunció el 3 de octubre.