Denver. México corre el riesgo de perder un crecimiento de pasajeros a largo plazo y miles de millones de dólares si no logra construir un nuevo centro de operaciones en la capital para aliviar la congestión, dijo este martes un ejecutivo de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

La semana pasada, el próximo gobierno de México pospuso una decisión sobre la construcción parcial de un nuevo aeropuerto en la Ciudad de México, diciendo que la población debería ser consultada sobre el destino del proyecto de US$13.000 millones, al que el mandatario electo se opuso inicialmente.

Antes de su victoria en las elecciones presidenciales del 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador dijo que el proyecto estaba manchado por la corrupción y había presionado para que se ampliara un aeropuerto militar que ya existe al norte de la capital.

Sin el nuevo aeropuerto, alrededor de 20 millones de pasajeros menos volarían a la Ciudad de México a partir del 2035, en una tasa interanual, dijo Peter Cerda, vicepresidente regional en las Américas de IATA.

También significaría una pérdida a largo plazo de US$20.000 millones del Producto Interno Bruto (PIB) de México y le costaría al país 200.000 empleos, según un estudio de la industria aeronáutica sobre el impacto financiero de no construir el nuevo aeropuerto, dijo Cerda.

También significaría una pérdida a largo plazo de US$20.000 millones del Producto Interno Bruto (PIB) de México y le costaría al país 200.000 empleos, según un estudio de la industria aeronáutica.

IATA, la asociación comercial con sede en Montreal, tiene 290 aerolíneas miembros que en conjunto transportan alrededor del 82% del tráfico aéreo mundial.

El tráfico de pasajeros se duplicaría para el 2035 a nivel mundial, incluyendo América Latina, dijo Cerda en una entrevista.

"Si no se construye un aeropuerto capaz de satisfacer las necesidades de los próximos 50 años, no se puede seguir creciendo", dijo Cerda al margen de la Cumbre Internacional de Pronósticos de Aviación en Denver. "Y eso tiene implicaciones financieras para el país", añadió.

Las obras del nuevo aeropuerto, que se encuentra a pocos kilómetros al noreste del actual, comenzaron en el 2015. El actual aeropuerto, ubicado en el este de la Ciudad de México, está cada vez más saturado por el aumento del tráfico aéreo y no tiene espacio para expandirse.

"Este es un aeropuerto que fue construido para 32 millones de pasajeros al año y actualmente tenemos 45 millones de pasajeros que viajan a través de él", explicó Cerda.

Cerda instó a México a tomar cualquier decisión sobre "justificaciones técnicas" en lugar de "protestas públicas que pueden no entender completamente las consecuencias".