El presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés), Alexandre de Juniac, consideró que la recomendación que han hecho al gobierno mexicano de que utilice sus directrices de asignación de slots (horarios de aterrizaje y despegue) en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), ante la saturación que enfrenta, debe contar con su cercana colaboración para garantizar los beneficios.

“Sabemos que en muchos países donde se han intentado adoptar diferentes sistemas se han producido fracasos, especialmente para la entrada de nuevas compañías”, comentó.

El directivo reiteró la necesidad de contar con un aeropuerto más eficiente que no sea más un obstáculo para el crecimiento de las aerolíneas en tanto se concluye la nueva terminal, y para ello se deben usar los lineamientos de la asociación, conocidos como WSG, Worldwide Slot Guidelines, que incluso el Departamento de Transporte de Estados Unidos destacó recientemente que México no utiliza.

En conferencia de prensa, como parte de las actividades de la 13ª reunión de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), se le preguntó al directivo su opinión sobre el proceso que ya iniciaron las autoridades del AICM para implementar un sistema basado en sus lineamientos y que esta semana se tiene previsto conocer el nombre de la firma que lo tendrá a su cargo, como se publicó en El Economista.

En su lugar, tomó la palabra el vicepresidente para las Américas de IATA, Peter Cerda, quien respondió que se trata de algo “que ven muy positivo” siempre y cuando esté dentro de los parámetros y normatividad establecidos por la organización

“Si se aplica así, es perfecto. Debemos asegurarnos que no haya una desviación de los estándares con el nombramiento del coordinador del sistema, porque simplemente asignando un coordinador no resolverá el problema. Se deben aplicar los procesos de la organización y que la autoridad local no implemente su propia medida. Queremos evitar una implementación propia”, señaló.

Fortaleza del convenio con EU. Durante la ceremonia inaugural de la reunión, el titular de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Miguel Peláez, destacó el crecimiento de la industria en México, lo que podría hacer que en los siguientes tres años supere 110 millones de pasajeros (el año pasado sumaron 73,3 millones), manteniendo un crecimiento de dos dígitos.

Entre otras acciones, manifestó los convenios aéreos que se han actualizado con los países donde México tiene operaciones, incluido con EU, cuya nueva era inició en agosto pasado y es una de las garantías que se tienen de que el triunfo de Donald Trump no podría tener mayores impactos.

El acuerdo que existe está firmado por las autoridades de los dos países y hacer ahora un comentario sobre sus posibles modificaciones sería aventurado e irresponsable, consideró el funcionario. Sobre las peticiones de IATA y Alta de contar con las autoridades como aliados que faciliten las operaciones, comentó que está dispuesto a escuchar las peticiones que se le hagan de manera formal.