Ginebra. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) señaló este lunes que espera que 1.000 millones de pasajeros se transporten en vuelos que utilicen una mezcla de combustible para aviones y combustible de aviación sostenible (CAS) para el año 2025.  

Esta aspiración fue identificada en el décimo aniversario del primer vuelo con el compuesto de combustible de aviación sostenible y combustible de avión ordinario, señaló IATA.  

El 24 de febrero de 2008, un Boeing 747 de Virgin Atlantic voló de Londres a Amsterdam con combustible de aviación sostenible en uno de sus motores.  

El vuelo demostró la viabilidad de biocombustibles, los cuales se pueden mezclar con combustible de avión tradicional, utilizando la infraestructura aeroportuaria existente, dijo IATA en un comunicado emitido en Ginebra.  

Un vuelo completamente alimentado por combustible sostenible tiene el potencial de reducir las emisiones de carbono del vuelo hasta en 80%.  

Alexandre de Juniac, director general de IATA, dijo que la asociación está consciente de que lograr que 1.000 millones de pasajeros viajen en vuelos con mezcla de combustible de avión y combustible de aviación sostenible no será fácil.  

El impulso para incrementar la adopción del CAS es promovido por el compromiso de la industria aérea para lograr un crecimiento neutral de carbono a partir del año 2020 y reducir las emisiones netas de carbono en 50% con respecto al 2005.  

Aerolíneas, entre las que están Cathay Pacific, FedEx Express, JetBlue, Lufthansa, Qantas y United, han hecho significativas inversiones en la compra de 1.500 millones de galones de CAS, informó la IATA.    

Sin embargo, indicó que si los gobiernos, a través de políticas efectivas, ayudan a la industria de combustible sostenible a aumentar su producción, es posible que 1.000 millones de pasajeros puedan viajar en un vuelo con CAS para el año 2025.