La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha cifrado en US$29.300 millones el impacto del brote de coronavirus en las aerolíneas a nivel internacional.

Las aerolíneas de la región de Asia y el Pacífico serán las más afectadas, con un impacto estimado en US$27.800 millones en sus ingresos, la mayor parte de en China, donde la cifra será de unos US$12.800 millones.

En el resto del mundo, la situación provocaría una reducción de US$1.500 millones en los ingresos de las aerolíneas. Estos datos se traducen en una bajada del 5% en los ingresos mundiales previstos para el año 2020 por la IATA.

Además, la situación provocada por el coronavirus puede suponer la caída de la demanda mundial del tráfico aéreo del 0,6% con respecto al año 2019, frente al crecimiento del 4,1% previsto, lo que sería la primera caída en la demanda desde la crisis de SRAS en 2003. Solo en Asia y el Pacífico, el descenso de la demanda será del 8,2%, frente a la previsión de un 4,8% del crecimiento.

La IATA compara el escenario actual al que se produjo en 2003 con el brote de SRAS, cuyo impacto en el tráfico aéreo tuvo "forma de 'V'", con seis meses de fuertes caídas seguidos de un periodo de recuperación rápida.

Estas estimaciones contemplan que la emergencia sanitaria no se extienda fuera de China, porque, en el caso de que ocurriera, el impacto sería mayor.

La IATA compara el escenario actual al que se produjo en 2003 con el brote de SRAS, cuyo impacto en el tráfico aéreo tuvo "forma de 'V'", con seis meses de fuertes caídas seguidos de un periodo de recuperación rápida. Entonces, el tráfico cayó un 5,1% en las aerolíneas de Asia y el Pacífico.

No obstante, la IATA considera "prematuro" estimar lo que esta pérdida en los ingresos supondrá para la rentabilidad global, considerando que los gobiernos utilizarán políticas fiscales y monetarias para tratar de compensar los efectos económicos adversos, como el "alivio" en la reducción de los precios del combustible.

El directos general y consejero delegado de IATA, Alexandre de Juniac, ha señalado que se trata de "tiempos difíciles" para la industria de transporte aéreo, aunque la "principal prioridad es evitar la propagación del virus". Para ellos, las aerolíneas están siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras autoridades para mantener "a los pasajeros seguros, el mundo conectado y el virus contenido".

Las aerolíneas han eliminado temporalmente alrededor del 80% del total de las conexiones aéreas con China. Este mismo jueves, el grupo Air France-KLM informaba de que la suspensión de los vuelos al país recortaría su beneficio operativo entre 150 y 200 millones de euros.

En China, el Gobierno tiene previsto hacerse cargo del grupo HNA, al que pertenece Hainan Airlines, ante los problemas de la compañía para cumplir sus obligaciones financieras, y vender todos sus activos aéreos.