Madrid. Iberdrola ha lanzado un 'megaplan' de inversión histórico por 75.000 millones de euros (US$87.700 millones) para el período 2020-2025, el mayor de una empresa española, con el objetivo de adelantarse y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo e impulsar la reactivación ante la actual crisis del Covid-19, anunció el grupo con motivo de su Capital Markets Day.

En concreto, el 90% de este volumen de inversión -68.000 millones de euros (US$79.500 millones)- será orgánico e irá dirigido a consolidar su modelo de negocio, basado en más energías renovables, más redes, más almacenamiento y más soluciones inteligentes para sus clientes. Los 7.000 millones de euros (US$8.100 millones) restantes corresponden a la adquisición de la compañía americana PNM Resources.

Así, la velocidad de crucero que impondrá en este periodo el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán supondrá una inversión media de 10.000 millones de euros (US$11.600 millones) al año, entre 2020 y 2022, y de 13.000 millones de euros (US$15.200 millones) anuales en el período de 2023 y 2025.

Este plan inversor tendrá por destino, principalmente, las renovables, que representarán más de la mitad (un 51%) de esas inversiones orgánicas, unos 34.680 millones de euros (US$40.500 millones)- y la redes, con el 40%, (unos 27.200 millones, unos US$31.800 millones). El área de clientes recibirá un 9%.

Más de 14.000 millones de inversiones en España. Por países, las inversiones están focalizadas en países con ambiciones climáticas y rating 'A'. A España irán destinados cerca de 14.300 millones de euros (US$16.700 millones) de inversión -el 21% del total del grupo y representan un incremento del 60% frente al plan anterior-. En este mercado, más de 7.000 millones (US$8.180 millones) se dirigirán a renovables y, a redes, más de 4.500 millones de euros (US$5.250 millones).

 

Estados Unidos y Reino Unido, por su parte, concentran 34.000 millones de euros (US$39.760 millones) de la inversión, un 50% del total. Además, crece la apuesta por otras áreas internacionales con inversiones por más de 11.000 millones de euros (US$12.850 millones). Del total, el 83% de las inversiones van dirigidas a países con rating 'A', en línea con la estrategia de la compañía de apostar por este tipo de mercados.

Este ritmo inversor estará a la vez acompañado de un crecimiento rentable durante el período, mientras mantiene la solidez financiera y la retribución a sus accionistas.

Así, la energética prevé obtener un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 15.000 millones de euros (US$17,5 millones) a 2025, lo que supone incrementar en 5.000 millones de euros (US$5.850 millones) el obtenido en 2019, registrando un crecimiento medio anual acumulado del 7%, y elevar su beneficio neto hasta los 5.000 millones de euros, tras crecer anualmente durante el período entre un 6% y un 7%.

Esto supone que al final del periodo el grupo estima un crecimiento en sus ganancias de casi el 47% con respecto al beneficio récord de más de 3.400 millones de euros (US$3.970 millones) que alcanzó en 2019.