Madrid. Iberdrola Ingeniería ha lanzado, junto a varias empresas vascas y con el respaldo del gobierno vasco, un proyecto de investigación para diseñar un nuevo modelo de subestación eléctrica marina que cuenta con un presupuesto de 10 millones de euros.

Según ha explicado Iberdrola en un comunicado, el objetivo del proyecto es diseñar una alternativa a las actuales subestaciones marinas, imprescindibles para los parques eólicos, que permita facilitar su instalación y reducir sus costes.

La idea es lograr una subestación "autoinstalable", que se construya totalmente en tierra y que se fije al fondo marino sin necesidad de barcos-grúa especiales.

En el consorcio liderado por Iberdrola también están presentes las empresas Ingeteam, Ormazábal y Arteche, el astillero Construcciones Navales del Norte y las evaluadoras Semantic Systems y Corporación Tecnológica Tecnalia.