Madrid. Iberdrola se ha adjudicado el desarrollo de una central eléctrica de ciclo combinado de 300 megavatios (MW) de potencia en México, lo que supondrá una inversión estimada de US$270 millones (unos 200 millones de euros).

Según ha informado la compañía en un comunicado, el contrato implica el desarrollo, la construcción, la propiedad, la operación y el mantenimiento de la central Baja California III, que prevé entrar en funcionamiento en agosto de 2016, así como de todas las instalaciones asociadas.

Además, el contrato también garantiza la venta de toda la energía producida por la planta a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) durante 25 años.

La planta, que contará con una turbina de gas y otra de vapor, incorporará tecnología de General Electric (GE).

De esta manera, Iberdrola se consolida como el principal productor privado de electricidad de México, un país en el que la compañía española cuenta con una potencia operativa de más de 5.200 megavatios (MW).