Madrid. La española Iberdrola acordó vender tres filiales de gas en Estados Unidos, con el objetivo de a financiar un enorme proyecto de infraestructura eléctrico en Nueva Inglaterra.

La compañía se desprenderá de las firmas Connecticut Natural Gas, Southern Connecticut Gas y Berkshire Gas Company a UIL Holdings Corp por US$1.300 millones.

La venta financiará la mayor parte del importante proyecto de infraestructuras en el Estado de Maine, y que consiste en la construcción y renovación de aproximadamente 800 kilómetros de líneas de transmisión y la puesta en marcha de cinco subestaciones nuevas.

Se calcula que el proyecto supondrá una inversión inicial de unos US$1.400 millones y favorecerá la distribución eléctrica en los Estados de Massachusetts, New Hampshire y Maine, además de la interconexión entre Maine y Canadá.