La Superintendencia de Industria y Comercio prendió las alarmas entre los propietarios de vehículos al detectar que el 30% de los lubricantes para motor que se venden en Colombia son falsificados.

Así lo denunció el superintendente, Pablo Felipe Robledo, al abrir pliego de cargos y ordenar medidas cautelares contra nueve establecimientos expendedores de aceites lubricantes para vehículo en Bogotá, por detectarse falsificación y alteración en su contenido.

El funcionario señaló que de 110 muestras que se tomaron en establecimientos que venden o cambian el aceite de los vehículos, el 44,5% arrojó falsificación y adulteración de todo tipo de marcas.

Por esta razón, abrió pliego de cargos contra Lubricantes y Filtros la 40, Filtros y Aceites la Sexta Avenida, Lubricentro Villamil, Aceites y Filtros Lucyautos, Lubricantes Ler, Lubricep I, Lubricantes de Colombia MP, Don Quijote 161 y Lubricantes Escamilla.

El funcionario explicó que los establecimientos podrán seguir funcionando, pero no vender las marcas que detectaron adulteradas.

“Si las investigaciones determinan la culpabilidad de los propietarios, se podrán imponer multar de 2.000 salarios mínimos, lo que representa un valor de $1.232 millones (US$611.718). Además, tendrán el castigo de la justicia”, explicó el superintendente.

El presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Alejandro Martínez, señaló que las pérdidas para el sector de lubricantes por la falsificación y adulteración de los productos ascienden anualmente a $200 mil millones.

El dirigente señaló que gracias a la celeridad de las investigaciones de la Superintendencia se pudo establecer que existen carteles grandes, que están siendo investigados por la Fiscalía.

Explicó que una de las características que permiten detectar que el lubricante es falso es el incremento del gasto de combustible, y pidió a los propietarios hacer los cambios en lugares conocidos.