Buenos Aires. La importación de hidrocarburos de Argentina se disparó entre enero y noviembre de 2010, dijo este lunes un informe privado, lo que consolidó la tendencia del país de convertirse en un importador neto de energía por una producción que no crece al ritmo del consumo.

Las compras de hidrocarburos al exterior crecieron un 76,8% a US$3.283 millones de enero a noviembre, dijo la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), que atribuyó el aumento a una mayor demanda del sector agrícola.

La producción de petróleo y de gas viene cayendo en los últimos años en Argentina, que desde el 2007, intermitentemente, tiene un comercio sectorial deficitario con el exterior.

Expertos en energía, e incluso ejecutivos de petroleras, afirman que el gobierno desestimula la producción al intervenir en los mercados y remunerar la producción con valores inferiores a los vigentes internacionalmente.

La consultora IES dijo en un informe que la mayor actividad del sector agrícola en el 2010, que produjo unos 92 millones de toneladas de granos, una cifra cercana a un récord histórico, y la recuperación de la economía tras una desaceleración en el año anterior, impulsaron las importaciones de diesel.

Del total de las importaciones de combustibles, el 55% correspondió al combustible utilizado principalmente por el sector agrícola.

La fuerte actividad del sector impulsa las importaciones desde el 2007, con excepción del 2009, cuando la economía argentina fue golpeada por la crisis global.

Las exportaciones argentinas de hidrocarburos en los primeros 11 meses del 2010 cayeron un 9,8%, a US$3.034 millones.