El encanto por los autos usados en el mercado costarricense sigue en picada. En diciembre pasado las cifran marcaron siete meses consecutivos de bajas en la importación.

Según los reportes de la Dirección General de Aduanas, durante 2012 la importación mes con mes fue siempre inferior en comparación con el mismo mes del año anterior. Errol Asofeifa, organizador de la comisión de importadores, comentó que las empresas que conforman el sector están siendo duramente afectadas, aunque no hay reporte de quiebras.

El presidente de la Cámara Costarricense Automotriz, José Carballo, comentó al periódico local La Nación que el sector ha sido bastante golpeado.

La gremial que agrupa a los importadores de vehículos de segunda mano, comentó que el primer golpe recibido lo sintieron en julio de 2012, dado que entonces la aduana demoraba hasta 15 días para emitir la orden de salida de los vehículos. La medida venía del Ministerio de Hacienda por la disposición de revisar físicamente cada automotor a fin de verificar que estos cumplieran con el pago de sus impuestos.

Luego, recuerda Carballo, la segunda estocada, fue en diciembre pasado cuando Hacienda elevó el valor fiscal de los vehículos y la carga de impuestos, lo que mantuvo nuevamente a los autos en las aduanas.

De momento, la gremial considera como un tercer golpe la aplicación del artículo 5 de la nueva ley de tránsito que prohíbe la importación de vehículos declarados con pérdida total.

“La aduana se ha encargado de aplicar barreras no arancelarias para desmotivar a este sector y lógicamente nos hemos dedicado más a defendernos que a vender”, argumentó Carballo.

Gerardo Bolaños, director general de aduanas, expresó que en lo referente a las revisiones ya hubo una aclaración y en cuanto al valor fiscal, Tributación ya dio su explicación.

Al respecto del referido artículo 5, dijo que se encuentran aclarando el tema: “Es cierto que se ha caído la importación de autos, (pero) no es por culpa de Aduanas; es por el sistema financiero nacional que apoya la importación de vehículos nuevos”,

Bolaños agregó que por el momento hay 274 carros usados retenidos porque presentan problemas aunque no todos están relacionados con la nueva ley de tránsito.