De enero a abril de este año la importación de cereales en Ecuador disminuyó de US$5,22 millones a US$2,20 millones en comparación con el mismo periodo del 2013, según cifras del Banco Central del Ecuador.

Esta caída se refleja en las perchas de diferentes distribuidores consultados por este diario, como el almacén mayorista Villacís, donde su administrador, Ronald Segovia, indicó que el stock de cereales importados bajó un 80% desde hace unos cuatro meses.

Dijo que optó por reemplazar el producto faltante con marcas nacionales. “Los proveedores dicen que hay problemas con las importaciones”, señaló refiriéndose a la resolución 116 del Comex que incluyó más requisitos para importar desde diciembre del año pasado.

En tanto, en las perchas del Comercial San Mateo, en el centro de la ciudad, hay pocos cereales importados y también se ha intentado reemplazar con productos nacionales. “Nos traen muy poco (importados), hemos hecho los pedidos, pero no nos llegan”, expresó Félix García, jefe de bodega.

Ana María Cepeda, dueña de la distribuidora Supermercado de Víveres, señaló que la venta de cereales ha disminuido un 50% por la falta de los importados. “(Los proveedores) despachan lo que hay”, dijo y señaló que es difícil que los clientes cambien sus preferencias.

En Comercial Chile, en la Bahía, tampoco hay cereales importados. Su administrador, Fabián Escobar, aseguró que la disminución se da especialmente con los productos colombianos. Esto se refleja en las estadísticas oficiales, pues de Colombia, de enero a abril del 2013, se importaron US$1.292,190, frente a los US$450.790 de este año en este tipo de alimento.

La reducción de la oferta de sabores y marcas de cereales también llega a supermercados, donde los productos nacionales no abastecen la demanda y se notan espacios en las perchas.

Al respecto, Agustín Ortiz, director del Instituto Ecuatoriano de Normalización (INEN), señaló: “No tenemos ningún tipo de restricción para sabores en particular, ellos (importadores) cumplen con la mayoría de requisitos”.