Caracas. "Eso de que se importa la mayoría de los productos agrícolas no es cierto, hay una falsa matriz de opinión en el sentido de que 70% de los productos son importados. Eso no es verdad: 70% son rubros de producción nacional y 30% importaciones".

La afirmación hecha la semana pasada por el presidente del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Elías Eljuri, intenta frenar una serie de denuncias que más allá del sustento aportado por comentarios de diversos voceros gubernamentales en los últimos cuatro años, tienen en la falta de cifras confiables su razón de ser.

"No existen estadísticas concretas sobre cuánto se importa y cuál es el porcentaje importado en la totalidad de alimentos que se consume en el país. Pero lo cierto es que la cifra viene creciendo y el año pasado se compró afuera más de cinco veces de lo que se traía en 2003", asegura el presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), Pablo Baraybar.

Los datos del Banco Central de Venezuela (BCV) revelan que el año pasado las importaciones alimenticias superaron los US$3.023 millones (13.000 millones de bolívares fuertes), más de cinco veces por encima de los US$544 millones (Bs.F 2.343 millones) que se importaron en 2003.

Aunque es innegable que la distribución de alimentos subsidiados ha hecho que los venezolanos coman hoy más y mejor, es también inobjetable que ese aumento de la ingesta per cápita ha presionado el aumento de las importaciones de comestibles.

Carlos Machado Allison, profesor del Iesa y experto en temas agroalimentarios, ofrece una clara visión del tema. Asegura que entre 1981 y 1990 la importación de alimentos y bebidas fue de US$75,4 por persona al año, cifra que pasó a un promedio de US$134,6 en el decenio 2001-2010.

Entérese de todos los detalles en la sección Empresas & Finanzas de la edición impresa de El Mundo Economía & Negocios del 24 de octubre de 2011.