Washington. Las importaciones de crudo de Estados Unidos subieron a un récord de 10 millones de barriles diarios (bpd) en junio de este año, por primera vez desde octubre de 2008, debido a la fuerte demanda petrolera.

Las importaciones de crudo en junio se dispararon 11,1%, a 10,146 millones de bpd, desde los 9,135 millones del año pasado, según datos actualizados que la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés) obtuvo de compañías importadoras de energía.

Canadá, Arabia Saudita y México fueron los principales proveedores de EE.UU.

La escalada en las importaciones se produjo porque la demanda petrolera en Estados Unidos se elevó a 19,3 millones de bpd, también el mayor nivel desde octubre del año 2008.

Se trata además del tercer mes consecutivo en que las importaciones de crudo estadounidenses suben respecto al año previo, pese a que datos del gobierno muestran que la economía en ese país se está desacelerando.

Canadá destacó nuevamente como el mayor proveedor de crudo de Estados Unidos durante junio, vendiéndole un máximo de 2,197 millones de bpd, el volumen más alto jamás registrado.

Arabia Saudita pasó a segundo lugar, exportándole 1,348 millones de bpd en junio, el mayor nivel mensual desde diciembre de 2008. Los embarques petroleros de su tercer proveedor, México, promediaron 1,066 millones de bpd, el menor volumen para junio desde 1994.

En tanto, las importaciones estadounidenses de crudo desde Irak, que alcanzó el sexto lugar, treparon a 630.000 bpd en junio, el mayor nivel en casi dos años.

Inventarios. Los inventarios de crudo en Estados Unidos subieron más de lo esperado la semana pasada, mientras que los de gasolina y destilados cayeron, dijo el martes el grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo (API).

Las existencias de crudo crecieron 4,8 millones de barriles en la semana del 27 de agosto, frente al alza de 1,1 millones de barriles que proyectaron analistas en un sondeo de Reuters.

En tanto, los inventarios de gasolina bajaron 589.000 barriles y los de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, retrocedieron 1,9 millones de barriles.

Refinerías. Los analistas habían estimado una baja de 200.000 barriles para las existencias de gasolina y un alza de 1,2 millones de barriles para las de destilados.

Los inventarios de crudo en Cushing, Oklahoma, punto de entrega de la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), cayeron 503.000 barriles, según el Instituto Americano del Petróleo.

La tasa de utilización de refinerías cayó 0,2 puntos porcentuales a 84,8% de la capacidad. Los precios del crudo en la Nymex prácticamente no reaccionaron al informe y registraron una baja de tres dólares a 71,68 dólares por barril tras el cierre.