Buenos Aires. Los importadores argentinos de Porsche compensarán sus compras de los lujosos autos alemanes con exportaciones de vino, para cumplir con un compromiso firmado con el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, que busca cuidar un menguante superávit comercial.

El Grupo Pulenta, importador local de Porsche, acordó que compensará este año importaciones de 100 autos por un valor total de US$8 millones, con embarques de bienes vinculados a otras de sus actividades, como la producción de vinos, por un monto similar, dijo este miércoles el ministerio de Industria.

El gobierno argentino estableció que las empresas automotrices e importadoras deben tender a equilibrar su balanza comercial.

El superávit comercial del país se encogió cerca de 30% interanual en 2010 por un auge de las importaciones, lo que llevó al gobierno a aplicar mecanismos para buscar contener la expansión de las compras externas.

Antes del grupo importador de Porsche, la filial local de la alemana Volkswagen se comprometió a revertir un saldo comercial desfavorable desde septiembre próximo, dijo el Ministerio.