Luego de hacer una rigurosa evaluación de su experiencia de 15 años en el mercado chileno y de analizar con detalle su participación en grandes proyectos de integración tecnológica, tanto en Chile como en otros países de América Latina, VMware seleccionó a la compañía nacional para ser su nuevo asociado corporativo en Chile.

Carlos Miranda Kosch, gerente división Grupo In Motion, indicó que gracias a este acuerdo, “incorporamos a la propuesta tecnológica una práctica adicional de negocios para los clientes corporativos. Porque junto a los servicios y soluciones de base de datos multimarca y middelware, ahora se suman productos y servicios de virtualización que constituyen el foco de negocios de VMware. De esta forma, los clientes corporativos locales cuentan con un servicio de soporte enterprise, ya que cuando agregamos una capa adicional de especialidad nos transformamos en un proveedor de tecnología más atractivo, en especial por incorporar innovaciones a una misma plataforma”, precisó.

En paralelo, Miranda Kosch explicó, además, que el trabajo con la marca en el país estará focalizado tanto en la venta de servicios como en la de aplicaciones.

VMware, que concentra el 89% de los proyectos de virtualización en el plano internacional y que es la quinta empresa de infraestructura de software a nivel mundial, establece una política de ventas sólo a través de canales, donde el mayor atractivo de la propuesta está dado por dos factores: ahorro de costos y flexibilidad: “actualmente, existe un número no menor de empresas que pueden demorar hasta meses en poner en funcionamiento una nueva estructura tecnológica. Con las herramientas que entrega VMware ese mismo tiempo se puede reducir a unas pocas horas”.

Eso es posible, remarcó Miranda Kosch, porque si antes se necesitaba una máquina para poner en funcionamiento un servicio, hoy se pueden hacer correr varios equipos en uno, haciendo una simulación. Por tanto, mediante las aplicaciones de virtualización se optimizan espacios, pero especialmente recursos operativos disponibles.

“Cuando existen cientos de usuarios a los que hay que entregarles los mismos cientos de servicios que pueden estar bloqueados por la inflexibilidad de lo físico, la virtualización busca caminos para utilizar mejor los activos disponibles, reducir la complejidad y los tiempos de implementación y administración. Y eso es ahorro”, remarcó el ejecutivo.