Sao Paulo. Un importante sindicato de trabajadores automotrices brasileño alcanzó un acuerdo con un grupo de fabricantes sobre un paquete salarial y una bonificación, con lo que se evitó una huelga, dijo este lunes un vocero sindical.

El sindicato, que representa a trabajadores automotrices y siderúrgicos de la región del Gran São Paulo, logró un acuerdo que abarca fábricas propiedad de Ford Motor, General Motors, Toyota y Volkswagen.

Los sindicatos lograron un alza salarial de un 10,8% y una bonificación equivalente a US$1.280 por trabajador.

Sin embargo, las negociaciones y acciones laborales en el sector automotriz continúan en otras regiones de Brasil.

Los trabajadores de Campinas, otra región del estado de São Paulo, iniciaron una huelga este viernes en demanda de un alza salarial de un 10,5%, entre otras reivindicaciones. El paro afecta las operaciones en plantas propiedad de Toyota y Mercedes-Benz.

En el estado sureño de Paraná, trabajadores del sector continúan en negociaciones con representantes de Volvo.

Las negociaciones y paralizaciones laborales se están produciendo en un momento de creciente importancia para la industria brasileña automovilística. Las ventas de vehículos podría aumentar un 10% este año a 3,4 millones, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores.