Santiago. Una vez que se apruebe el royalty minero en Chile, éste país se configurará como uno de los países con la tasa impositiva más alta del mundo, según un análisis realizado por el Instituto Libertad y Desarrollo.

Esto porque el acuerdo contemplaría cuatro puntos, entre ellos, la creación de una comisión para estudiar una modernización del Decreto Ley 600, que rige la inversión extranjera en Chile. También se refiere a que la tasa del régimen general del impuesto específico a la minería quedará establecida entre 5% y 14%, y adicionalmente, existirá un período de transición de tres años (2010, 2011 y 2012), donde esta tasa será de entre 4% y 9%.

Si se considera ese 14%, establecido en el rango de tasas de tributación fijada para 2018-2023, las empresas sometidas a este esquema pagarán mayores montos que las mineras de Australia, que las empresas en los estados de Canadá o en otros países de la región.

Al 14%, se sumarían los impuestos a la renta que pagan las compañías del sector en Chile, por lo que, como publicó El Mercurio, los tributos podrían subir hasta 49%.

Con una tasa del 4%, que es el porcentaje que representa el periodo de 2010-2017, el total ascendería a 38,8%, lo que ya supera los porcentajes de Bolivia (35%), Perú (35,3%), Brasil (36,7%) y Argentina (37%).