París. La justicia francesa ha imputado a la filial suiza del banco británico HSBC por haber captado clientes para llevar su dinero a cuentas en la Confederación Helvética y escapar así al fisco francés.

Un portavoz de la Fiscalía financiera indicó este viernes a Efe que los cargos por los que HSBC está inculpado son prácticas ilícitas de comercialización de productos y "blanqueo de fraude".

El juez instructor que ha procesado el banco le ha impuesto una fianza de 50 millones de euros para garantizar el pago de eventuales sanciones, indicó el portavoz.

La entidad, por su parte, confirmó que "HSBC Private Bank (Suiza) ha sido imputado por los magistrados que investigan si el banco tuvo un comportamiento apropiado en 2006/2007 relativo a ciertos clientes que tenían obligaciones fiscales en Francia y en la manera en que propuso sus servicios en ese país".

"En ese contexto, se ha solicitado una fianza de 50 millones de euros a HSBC Private Bank (Suiza)", añadió en su comunicado antes de asegurar que "continuaremos cooperando con las autoridades francesas tanto como sea posible".

Según los elementos que se filtraron en junio, la instrucción francesa se refiere al presunto fraude fiscal en Suiza de 3.000 contribuyentes franceses gracias a que HSBC organizó un sistema de evasión de capitales.

En el origen están los documentos que en 2008 el informático Hervé Falciani entregó a las autoridades francesas sobre unas bases de datos que había obtenido cuando trabajaba para HSBC Suiza.