Bajo el nombre "ciudades gemelas de los vientos", Santa Ana y San Buenaventura se convirtieron este miércoles en el centro de la energía eólica de Latinoamérica.

El presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, participó ayer junto a los ejecutivos de Globeleq y Mesoamérica Energy en el lanzamiento oficial de la construcción del parque eólico, con una capacidad de generar 102 megavatios.

Al evento asistieron miembros de las comunidades, alcaldes, diputados, ejecutivos de empresas privadas y funcionarios de gobierno, quienes pudieron presenciar el nivel de viento que existe en la zona.

Mikael Karlsson, CEO de Globeleq, empresa que tiene la mayor participación dentro del proyecto, dijo que "nos gusta ser pioneros en tecnología y este será el primer proyecto eólico en Honduras y el más grande en la región, con una inversión de alrededor de US$300 millones".

Karlsson explicó que el nivel de viento que existe en la zona permitirá que los 51 aerogeneradores que se instalarán generen el doble de la potencia que las máquinas ubicadas en Estados Unidos.