Tegucigalpa. San Pedro Sula se convirtió ayer en el centro de referencia empresarial que evidencia el uso de las energías renovables en el país al inaugurar el proyecto solar fotovoltaico más grande de América Latina.

Embotelladora de Sula, S.A. (Emsula) busca el ahorro y disminución de la contaminación ambiental, y Smartsolar es la empresa que se encargó de hacer realidad el proyecto desde su montaje hasta la instalación y mantenimiento.

La inversión asciende a US$23 millones en las líneas de latas, planta de soplado y ampliación de bodega.

El financiamiento del proyecto cuenta también con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que concedió una línea de crédito de US$10 millones.

Los trabajos consistieron en que los techos de Emsula fueran dotados con paneles solares que tienen vida útil de 25 años. Esto permitirá que la planta consuma energía solar para su producción diaria, por ende, este es el inicio de un mayor ahorro económico que ayuda al medioambiente con la reducción del dióxido de carbono.

Los ejecutivos de Emsula, Smartsolar y Pepsico Latinoamérica dieron palabras de agradecimiento explicando el funcionamiento y beneficios del proyecto que tuvo como invitado de honor al presidente Juan Orlando Hernández.

El proyecto de energía solar sobre los techos de Emsula reducirá la temperatura interna de las instalaciones, lo que producirá ahorros colaterales en el sistema de aire acondicionado, así como una mejoría en el confort del personal de trabajo.

Roberto Larach, CEO del Grupo Corinsa, subrayó que uno de los objetivos que estaban pendientes era la reducción de costos de energía, por lo que se pensó en un plan integral que contempla la instalación de la planta de energía solar fotovoltaica sobre todos los techos del plantel.

Los paneles cubren un área aproximada de 35,000 metros cuadrados, con una capacidad de producción de tres megavatios de energía, proporcionando el 62% del consumo entre las 9:00 am y 3:00 pm, equivalente al 20% del consumo total de la demanda.

El empresario destacó que con el proyecto se reducirán las emisiones de carbono en 31,500 toneladas y se dejarán de importar miles de barriles de petróleo, cuyo efecto principal será el ahorro de divisas para el país. “Lo anterior ha permitido que hoy Honduras tenga la planta solar sobre techos más grande de América Latina”, confirmó Larach.

Ramzy Massu, gerente general de Smartsolar, resaltó que es el primer gran proyecto solar en Honduras que produce la energía en el mismo punto que se consume.

Dijo que para Smartsolar es un caso de éxito debido a que Emsula cuenta con los más altos estándares internacionales de calidad, servicios y seguridad a nivel industrial.

“Este proyecto fue diseñado, supervisado e instalado con mano de obra 100% hondureña. Hemos construido el sistema solar sobre techos más grande de América Latina, colocando a Honduras en el mapa mundial y siendo ejemplo para muchos”.

Massu resaltó que es un ejemplo de que el mundo está experimentando una etapa de grandes cambios y retos, siendo el tema energético uno de los más importantes para el desarrollo económico y la protección al medio ambiente, por lo que la energía solar sobre techos asume un rol muy importante a escala global.

Recalcó que el gobierno ha creado la Ley de Promoción a la Generación de Energía con recursos renovables, y lo que falta es activar el principal detonante para que la población comience a invertir en energía solar para obtener un impacto social positivo.