México. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, inauguró en Agua Prieta, en el estado de Jalisco (occidente), la planta de tratamiento de aguas residuales más grande del país y la tercera en América Latina, para procesar 6.500 litros por segundo.

Esta planta, en la que se invirtieron más de 3.000 millones de pesos (unos US$231,4 millones) con participación pública y privada, es una de las más avanzadas para el procesamiento de aguas, refirió el mandatario.

Peña Nieto explicó que la puesta en operación de la planta permite pasar del 22 % de tratamiento de aguas en la zona metropolitana de Guadalajara a casi el 80 %.

Este avance asegurará a los habitantes de Guadalajara y la zona metropolitana una mejor salud, contar con agua limpia y "reconstruir los entornos más saludables para su población", expuso.

La planta, agregó, "tendrá la capacidad de tratar seis mil quinientos litros por segundo, cantidad de agua necesaria para una ciudad de casi tres millones de habitantes".

A nivel nacional, la instalación, que abarca una superficie de 13 hectáreas, permitirá pasar del 50 % al 54 % en el tratamiento de aguas residuales.

"Esto nos permitirá cumplir con las otras obras que están previstas dentro del Programa Nacional de Infraestructura en materia de tratamiento de aguas residuales. Vamos a cumplir con la meta trazada para esta Administración de llegar al 63 % de tratamiento de las aguas residuales", puntualizó.