Las electrificadoras no podrán subir las tarifas de energía de un solo ‘tacazo’, sino que tendrán que aplicar los aumentos de manera escalonada a lo largo de los próximos dos años.

Esta es la decisión que tomó el gobierno colombiano, a través de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), para proteger a los usuarios, luego de conocer la intención de Emcali de incrementar las tarifas en un sólo paso.

El viceministro de Energía, Orlando Cabrales, explicó que la decisión se tomó por el incremento de costos que se ha venido dando en la bolsa de energía, como consecuencia de la caída en las precipitaciones de abril y mayo, que son meses en los cuales se recuperaban los embalses después del verano de comienzos de año.

Esta situación obligó a prender las térmicas (plantas que generan energía pero más costosa) y embalsar agua (guardar agua) para enfrentar la sequía que se prevé llegará con el fenómeno del Niño, en el segundo semestre del año de acuerdo con el Ideam, lo que se verá reflejado en las facturas.

Cabrales señaló que las alzas que se han presentado en la bolsa de energía, no afectan al grueso de la población, sin embargo explicó que con la disminución en la hidrología se requerirá de otros mecanismos para su energía, que sin duda será más costosa.

El gerente de XM Luis Alejandro Camargo confirmó que sí se han presentado aumento incrementos en los precios de energía de bolsa, como lo señaló la Cámara Colombiana de Energía, pero que es normal que suceda en está época y que serán las autoridades las que definan si se presentan abusos en las alzas.

El funcionario explicó que efectivamente el 2013 fue un año seco y que se esperaba que en la temporada de abril y mayo se recuperaran los embalses, pero lamentablemente en abril no llovió lo suficiente y el déficit de agua puede estar entre un 10% y 20%. Hoy la capacidad de los embalses es del 47%, con lo que se puede atender sin problema la generación, recalcó.

Entre tanto, el director de Regulación y Ambiental de Acolgen, Bayron Triana Arias, señaló que hay dos formas de obtener energía: una es a través de contratos en firme por uno o dos años, que garantizan el suministro de energía de los generadores a los comercializadores y la otra comprarla en la bolsa.

Hoy es más costoso comprarla en la bolsa y el kilowatio está en promedio en $450 (US$0,23), sin embargo no puede superar los $460 (US$0,24) de acuerdo con la regulación de la Creg. Cuando hay abundante agua en los embalses, como ocurrió en 2011, el valor del kilowatio estaba en $45 pesos (US$0,02).

Según Triana los niveles de exposición en la bolsa de energía es de 9,5% en Antioquia; en el Valle del Cauca es 0, en la Costa Caribe es del 12%, en Bogotá del 15,2%, mientras que el caso más crítico es Cali, donde su exposición es del 56%, lo que presupone tendría las alzas más costosas.

Pero mientras algunos siguen embalsando, y el país suspendió las ventas de gas a Venezuela, otros esperan que las lluvias se incrementen para aumentar el nivel de los embalses.