México. La comunidad indígena huichol pidió la cancelación de siete concesiones mineras a la empresa canadiense Revolution Resources, a la que acusó de realizar actividades ilegales de exploración en México, informó el Frente en Defensa de Wirikuta.

El Consejo Regional Wixárika (CRW), que reúne a altos representantes huicholes, interpuso el 1 de marzo un recurso ante la Secretaría de Economía en el que alega que carecer de "permisos y autorizaciones ambientales constituye un motivo de cancelación de las concesiones", señaló el colectivo en un comunicado.

Los huicholes sostienen que personal de Revolution Resources ha realizado "trabajos de exploración como parte del denominado Proyecto Universo, que abarca todo el bajío del territorio sagrado ceremonial de Wirikuta", y en "completa impunidad".

Los indígenas denuncian, además, que "en un reporte dirigido a sus accionistas la empresa Revolution Resources propuso la perforación de 52 puntos, de los cuales 16 se encuentran dentro del área natural protegida" de Wirikuta, ubicada en el estado de San Luis Potosí.

"Es importante señalar que en los lugares referidos en el reporte (...) actualmente existen evidencias de actividades de exploración recientes y se detectó una profunda excavación en forma de tajo a cielo abierto que mide 60 metros de diámetro y una profundidad de 13 metros y cuyos fines no están esclarecidos", agregan.

Los huicholes consideran que las actividades realizadas hasta ahora ponen "en riesgo varios de los principales altares donde el pueblo Wixárika acampa, reza, vela y realiza ceremonias en su peregrinación".

Las mismas afectan a los lotes de San Martín, La Presa 6, OH-3, OH-2, La Guadalupana y Ampliación Universo, donde han sido detectadas "barrenaciones, socavones y zanjones" no permitidos, según los indígenas.

La zona de Wirikuta es una área sagrada para los huicholes mexicanos desde hace miles de años y su integridad está amenazada por mineras canadienses.

A pesar de que 140.200 hectáreas en la zona fueron declaradas en 2001 reserva natural protegida los trabajos mineros y plantaciones de jitomate han proliferado y ponen en peligro su biodiversidad, según el Consejo Wixárika (huichol).