Madrid. El grupo Inditex, propietario de Zara, logró un beneficio neto de 2.377 millones de euros (unos US$3.300 millones) en su último ejercicio fiscal, el 1% más que en el año anterior, mientras que sus ventas crecieron el 5% y sumaron 16.724 millones, ha informado la compañía en un comunicado.

Estas cifras son inferiores a las registradas en 2012, año récord en el que compañía elevó su resultado neto 22% y sus ventas 16%. No obstante, mantiene el liderato de la distribución textil mundial, por delante de grupos como el sueco H&M.

Por regiones, España aportó el 19,7% del negocio, frente al 20,7% de un año antes; en tanto que Asia elevó su peso del 19,7 al 20,4% y el resto de Europa del 45,4 al 45,9%. América bajó del 14,2 al 14%.

Por marcas, Zara aumentó sus ventas el 2% (10.804 millones), Pull&Bear el 10% (1.191 millones), Massimo Dutti el 14% (1.293 millones), Bershka el 5% (1.556 millones), Stradivarius el 5% (1.006 millones), Oysho el 12% (353 millones) y Zara Home el 24% (451 millones). Uterqüe redujo su negocio 4% (71 millones).

Al cierre del ejercicio (31 de enero), Inditex estaba en 87 países con 6.340 tiendas, tras contabilizar 331 aperturas netas, según la misma fuente, que destaca que el grupo, inmerso en un proceso de modernización y mejora de sus establecimientos, elevó su superficie de venta 9% (3,4 millones de metros cuadrados).

"Inditex continúa su crecimiento global multicadena y multicanal. En 2013, ha obtenido unas fuertes ventas en superficie comparable y crecimiento de espacio comercial", afirma el grupo fundado por Amancio Ortega. El comunicado destaca que, actualmente, su plataforma de venta "on line" cubre la mayor parte del hemisferio norte.

La firma avanza que tiene previsto abrir en la temporada otoño-invierno www.zara.com en Corea del Sur y México, con lo que ofrecerá venta por internet en 27 mercados.

El año pasado, el grupo invirtió 1.240 millones de euros y generó 8.000 puestos de trabajado para finalizar el ejercicio con 128.313 empleados, 40.000 de ellos en España.