Yakarta. Indonesia podría acudir a Argentina, Paraguay o Brasil para que le suministren parte de las 1,6 millones de toneladas de soja que tiene previsto importar este año ante la sequía que recorta la producción de Estados Unidos, dijo este martes una asociación del sector.

La peor sequía que sufre la zona agrícola de Estados Unidos desde 1956 ya ha reducido las estimaciones de cosecha y la calidad de los cultivos de maíz y soja, provocando una escalada de los precios globales de referencia mientras crecen las preocupaciones por abastecimiento y exportaciones.

La sequía en Estados Unidos -mayor exportador mundial de soja- ayudó a que la soja para noviembre tocara más temprano este martes un máximo para el contrato a US$16,07.

El gobierno estadounidense dijo que apenas un 31% del maíz, que se esperaba inicialmente que llegara a 14.000 millones de bushels (355 millones de toneladas), estaba en buen o excelente estado, lo que representa un retroceso de 9 puntos desde el nivel de la semana pasada.

En tanto, sólo el 34% de los cultivos de soja mostraba buena o excelente calidad, una caída de 6 puntos porcentuales respecto a la semana previa.

"Los compradores todavía no están mirando a otros mercados, pero si los estadounidenses tienen más problemas, entonces tal vez lo hagan", dijo el presidente del Consejo Nacional de Soja de Indonesia, Benny Kusbini,que representa a 2.000 agricultores y productores.

"Si los compradores no consiguen soja de Estados Unidos, entonces tal vez lo hagan en Argentina, Paraguay y Brasil," agregó.

Indonesia actualmente compra un 80% de la soja que necesita en Estados Unidos, un 15% en Brasil y un 5% en Canadá, dijo Kusbini.

Sin embargo, podría también verse imposibilitada de comprar grandes cantidades de soja de grandes productores sudamericanos como Brasil y Argentina debido a que sus cultivos también se vieron golpeados por una fuerte sequía.

Como resultado de los daños en la producción, los analistas estiman que la cosecha de soja 2011/12 caerá a 235,9 millones de toneladas, desde 264,7 millones en la temporada pasada.

Kusbini dijo que las importaciones se mantendrían estables en 1,6 millones de toneladas.