Indra ha puesto en marcha la tecnología de gestión de tráfico en los seis túneles de la nueva autopista mexicana Necaxa-Tihuatlán y ha instalado los sistemas de tráfico, control y comunicaciones en 83 kilómetros de un nuevo tramo de esta vía por 14 millones de euros (US$17,7 millones).

En comunicado, Indra explica que es socio tecnológico de AUNETI (Autopista Necaxa-Tihuatlán), un consorcio en el que está FCC.

La tecnología de Indra permitirá controlar el tráfico de la nueva calzada desde un centro de control operativo desde el que se puede "monitorear" en todo momento el estado de la vía y disponer de información en tiempo real.

La solución de Indra, explica, incluye los sistemas de circuito cerrado de televisión, contadores de tráfico, señalización vial, comunicaciones, postes SOS, detección de incendios, control de iluminación, ventilación y megafonía.

La carretera Necaxa-Tihuatlán permitirá reducir los tiempos de desplazamiento para conectar la Cuidad de México con el municipio de Tuxpan, en Veracruz.

Indra está presente en México desde 1997 donde cuenta con oficinas en México DF, Guadalajara, Monterrey y Querétaro y más de 2.000 profesionales.

La multinacional ha implantado tecnología de control de transporte en numerosos proyectos en Estados Unidos, Canadá, México, Chile, Brasil, España, Portugal, Irlanda, Montenegro, India o China.