Tijuana, BC. ElEconomista.com.mx. El ritmo de crecimiento de la industria aeroespacial en México no cede a pesar del contexto nacional, pues la expectativa para este 2014 es de 20% para el país y 25% en Baja California.

Tomás Sibaja, presidente del Clúster Aeroespacial de Baja California, afirma que en el 2013 este sector creció 17%.

“Baja California representa la cuarta parte de esta industria y es donde se concentra el mayor número de plantas, por lo que siempre estamos arriba de la media nacional. La expectativa es de 24 a 25% para este año”, comenta.

Tomás Sibaja refiere que el año pasado los resultados fueron muy positivos para la entidad, toda vez que se reportaron inversiones por US$300 millones, cuando en el 2012 la cifra fue de US$135 millones; es decir, se registró un crecimiento de 122%.

Asimismo, detalla que las exportaciones registradas por la industria aeroespacial en México ascienden a más de US$4.000 millones, de los cuales Baja California representa alrededor de US$1.000 millones.

“La industria aeroespacial sigue creciendo de manera muy agresiva en nuestro país y esto se da, principalmente, en muchos proyectos que los corporativos empiezan a enviar a México”, explica.

Este crecimiento del sector aeroespacial, diclaró, no se da necesariamente en un mayor número de empresas que lleguen a establecerse, sino a través del voto de confianza de las ya existentes al expandir sus operaciones.

“El sector aeroespacial es de muy pocos jugadores, en comparación con otras industrias. En el 2013 nosotros confirmamos a más de 12 empresas en Baja California, donde se estimó una inversión directa de más de US$300 millones, y ese monto es modesto”, afirma el dirigente del Clúster.

“En este 2014 vamos a ver las oleadas de demanda de proveedores, en construcción, en contratación de personal y requerimientos de una mayor coordinación de los tres niveles de gobierno”, añade.

Los planes de acción. En el clúster aeroespacial se está definiendo para este 2014 que el enfoque no sólo se centre en las compras y adquisiciones de nuevas empresas, sino en desarrollar la cadena de valor que las ya existentes van a demandar. 

“Estamos hablando de volúmenes muy interesantes en maquinados, proveeduría de metales y procesos superficiales, tratamientos térmicos. Sólo en maquinados estamos hablando de US$80 millones anuales”, refiere.

Se complementan con Querétano y otros estados. Además de Baja California, entidades como Querétaro tienen una base muy fuerte de empresas aeroespaciales. No obstante, Tomás Sibaja asegura que no existe competencia alguna por proyectos, sino que se trata de una complementariedad.

“Lo que le suceda a Querétaro, a Chihuahua, a Durango, lo vemos con muy buenos ojos; el que una empresa aeroespacial dé un voto de confianza, aunque se ubique en otra entidad, es de beneplácito porque es una industria muy integrada”, explica.

“(En) proyectos como AeroCopter en Querétaro, Safran, y el mismo Bombardier, mucha de su proveeduría es de Baja California y viceversa; empresas establecidas en Baja California, mucha de su proveeduría viene de otras entidades. Es una industria muy complementaria”.

* Lea además en ElEconomista.com.mx Verizon espera cerrar en febrero compra de Vodafone