Un alza de la actividad de la construcción en Alemania ayudó a la industria del país a crecer más de lo esperado en marzo, según mostraron el viernes cifras oficiales.

En términos ajustados por estacionalidad, la producción industrial subió un 0,7% frente a febrero, por encima del 0,5% esperado por los economistas, impulsada mayormente por un crecimiento del 6,2% en la construcción.

"Una enorme puesta al día del sector de la construcción y la constante fuerte demanda por productos hechos en Alemania han hecho del sector industrial el pilar de la economía alemana", dijo Carsten Brzeski de ING.

Las cifras se conocen tras otros datos que sugieren que el crecimiento de la industria se moderará en los próximos meses, dado que el Producto Interno Bruto habría tocado su techo.

El jueves se conoció que los pedidos recibidos por las fábricas sufrieron una inesperada caída en marzo, reflejando un número inusualmente bajo de órdenes de artículos duraderos.

"Está claro que el punto alto del crecimiento ya se ha alcanzado. Es una normalización, aunque a una tasa alta. Por el momento, no vemos un fin de la recuperación", consideró Ulrike Kastens de Sal. Oppenheim.

Apoyada por la fortaleza de la industria y por la demanda interna, Alemania se ha recuperado con más fuerza de la esperada de su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.