Brasilia. La Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea) de Brasil solicitó este martes, en reunión con el ministro de Hacienda, Guido Mantega, medidas para facilitar el crédito a los consumidores.

Tras el encuentro, el presidente de Anfavea, Luiz Moan, la escasez de financiamiento para la venta de vehículos es la mayor preocupación del sector.

Desde el año pasado, el sistema financiero viene aumentando las exigencias para otorgar créditos para la compra de vehículos, lo que retrajo la demanda.

Según Anfavea, cerca de 50% de los pedidos de préstamos son negados.

La producción brasileña de vehículos automotores acumuló en los primeros meses de 2014 una caída de 12% ante el mismo período del año pasado, y el stock acumulado en los patios de las empresas alcanza para 40 días de ventas.

Además, a partir de julio próximo será aplicada nuevamente la alícuota plena del Impuesto a los Productos Industrializados (IPI) sobre la venta de automóviles, que asciende a 7%.

El gobierno había reducido la alícuota temporariamente para 3% como forma de estímulo a la producción.

Otro tema que preocupa a las montadoras es la caída de las exportaciones a Argentina, país con el cual está siendo negociada una prórroga del acuerdo automotriz vigente.

Con relación a la reducción de empleos en la industria, Moan afirmó que el empleo en el sector es especializado, por lo que las empresas harán todo lo posible para mantener su plantel de trabajadores.