Tegucigalpa. Las empresas azucareras advirtieron este miércoles que enfrentan una eventual quiebra, entre otros perjuicios, producto de la invasión de tierras que se ha registrado en Honduras con mayor incidencia en los últimos meses.

El ex ministro de Recursos Naturales, Mario Nufio Gamero, y el abogado, Isauro Aguilar, brindaron una conferencia de prensa este miércoles en la sede del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), en la que plantearon los perjuicios que sufren las empresas azúcareras ante la invasión.

Según el abogado Aguilar, se enfrenta una potencial quiebra de las empresas de continuar el proceso de invasiones de tierras a sus ingenios azúcareros. Esto traería consigo problemas de abastecimiento de azúcar y alcoholes, entre otros subproductos.

Nufio Gamero señaló por su lado que las invasiones han sido efectuadas de manera reciente en el Valle de Sula.

Las azucareras cuentan con 60.000 hectáreas de tierra que son explotadas por cuatro ingenios en la zona norte de Honduras. De estos terrenos, son afectadas 3.500 hectáreas, es decir, más de 50% de las tierras cultivadas.

Empresarios solicitaron que se repete la propiedad privada. El sector privado hondureño ha condenado en reiteradas ocasiones la invasión de tierras en los cuatro puntos cardinales del territorio hondureño, alertando que dichas acciones desestimulan la inversión extranjera y ponen en riesgo la vida de muchas personas.

En las últimas semanas, a la crisis en el conflictivo Bajo Aguán se han sumado nuevas tomas de tierras en otras regiones de Honduras.

Las apropiaciones ilegales surgieron a partir del 17 de abril, Día Mundial de la Lucha Campesina, cuando más de 12 mil manzanas fueron ocupadas por invasores en los departamentos de Francisco Morazán, Choluteca, Intibucá, Cortés, Santa Bárbara y El Paraíso.

El ministro del Instituto Nacional Agrario (INA), César Ham, denunció recientemente que detrás de las ocupaciones están Juan Barahona y Rafael Alegría , dirigentes obrero y campesino a quienes acusó de promover la anarquía con fines políticos.