Montevideo. El sector industrial brasileño exigió responder con medidas espejo contra Argentina, por la decisión de ese país de aplicar restricciones a la importación de alimentos.

 El director de Comercio Exterior de Brasil, Welber Barral, advirtió que podría aplicar represalias en caso de que el gobierno de Fernández imponga restricciones a la importación de productos alimenticios.

"Brasil tiene un mecanismo electrónico de control de importaciones, es un botón", puntualizó Barral, según publicó el diario argentino Clarín.

"Estamos acompañando diariamente (la evolución de los acontecimientos). No es porque el sub del sub tuvo una idea estrafalaria, y que siempre existe, que vamos a tomar medidas sin evaluación", sostuvo Barral al referirse a la medida impuesta por el secretario de Comercio Interior de Argentina, Guillermo Moreno.

Por su parte, Ricardo Martins, director ejecutivo de la poderosa Fiesp (Federación de Industrias del Estado de San Pablo) dijo que el 70% de los pedidos del sector alimentos ya tiene orden de cancelación de embarque o cancelación de los pedidos. “Argentina directamente no está comprando productos brasileños”, dijo.

Uruguay, aguarda. En tanto, la Unión de Exportadores de Uruguay aguarda con expectativa la reunión del presidente José Mujica y la presidenta Cristina Fernández, que se realizará el próximo 2 de junio, para que se pueda definir la postura del gobierno argentino.

Según explicó a radio Sarandí la secretaria de la Unión de Exportadores, Teresa Aishemberg, la organización realizó un “relevamiento” de todas las empresas para analizar cómo afectó la medida verbal dispuesta por el gobierno de Fernández.

Aishemberg indicó que cuatro empresas “han tenido problemas” por esa disposición. “Estamos esperando al 1 de junio para ver si se levantó la medida como dijo la presidenta argentina”, indicó.

Aishemberg explicó que ya se solicitó a las autoridades uruguayas que “tuvieran una reacción enérgica y rápida para contrarrestar esa medida” y ahora se aguarda por el encuentro que Mujica y Fernández mantendrán en la estancia presidencial de Anchorena. “Lo bueno es que hay ambiente de diálogo y que hay un ambiente de tratar los temas”, dijo.

La secretaria de la Unión de Exportadores consideró que este tipo de acciones “empañan” el espíritu del Mercosur.

“También habíamos pedido medida espejo, aunque eso significa un monto que es inferior a lo que significa Brasil. Sin embargo, si se suman los países del Mercosur Argentina perdería de exportar mucho más de lo que importa. En la sumatoria ellos estarían perdiendo si Brasil continúa con la medida espejo que reclaman los industriales paulistas”, concluyó.