Ciudad de México. La industria del acero de México debe estar fuera de las restricciones a las importaciones de ese metal que considera Estados Unidos, dijo este domingo la principal agrupación de acereros mexicanos.

La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) indicó en un comunicado que México no debe estar incluido en la resolución de la llamada Sección 232, "ya que no representa ningún riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos".

"Somos una industria que no recibe subsidios gubernamentales, no somos parte del exceso de capacidad global", precisó la Canacero.

Los comentarios del sector ocurren después de que el Departamento de Comercio de Estados Unidos recomendara el viernes al presidente Donald Trump que restrinja las importaciones de productos de acero y aluminio e imponga altos aranceles por preocupaciones sobre la seguridad nacional.

La agrupación exhortó al gobierno mexicano a evaluar las medidas de reciprocidad que México podría tomar en caso de ser incluido en la medida.

Tomando como referencia la sección 232 del Acta de Expansión del Comercio de 1962, la agencia concluyó que "las cantidades y circunstancias de las importaciones de acero y aluminio amenazan con afectar a la seguridad nacional" .

La Canacero dijo que México, como parte de Norteamérica, comparte la problemática de sobrecapacidad mundial e importaciones bajo prácticas desleales, lo cual se debe seguir combatiendo conjuntamente como región sin limitar los mercados entre Canadá, Estados Unidos y México.

"En caso de quedar incluido dentro de las medidas a ser aplicadas en la 232, estamos obligados como país a responder de manera inmediata con la aplicación de medidas equivalentes y recíprocas sobre las importaciones de acero de los Estados Unidos", dijo Canacero.

La agrupación exhortó al gobierno mexicano a evaluar las medidas de reciprocidad que México podría tomar en caso de ser incluido en la medida.

Asimismo, recomendó comunicar a sus contrapartes estadounidenses "las serias implicaciones" que tendría para la región este tipo de restricciones, justo cuando Canadá, Estados Unidos y México están renegociando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El presidente Trump tiene hasta el 11 de abril para tomar una decisión sobre las recomendaciones respecto al acero, y hasta el 19 del mismo mes para tomarla sobre los productos de aluminio.