Para evitar el cierre de plantas frigoríficas y la pérdida de puestos de trabajo, en un sector que emplea a unas 80 mil personas, la industria frigorífica argentina le pedirá al Gobierno un “plan de salvataje”. Para eso, las solicitudes y reclamos se canalizarán mediante un comité de emergencia en el que participarán los Ministerio de Trabajo y de Agricultura.

La creación de ese comité se decidió este lunes, en la negociación que encabezó el ministro del Trabajo y que permitió desactivar el bloqueo al Mercado de Liniers.

La medida de fuerza fue levantada este martes por la Federación Gremial de la Carne, luego de lograr que el Estado prometiera hacerse cargo de una parte importante de los salarios de unos 14.000 obreros de los frigoríficos.

El Consorcio ABC, entidad que agrupa a los grandes frigoríficos exportadores de carne argentina, señaló, sin embargo, que esos subsidios no alcanzarán para frenar la crisis sectorial, que se expresa en una caída de 30% en los niveles de faena, una baja del consumo interno de 20% y los niveles de exportación de carne más bajos desde la crisis de la aftosa.

“Estamos necesitando alguna ayuda, como alguna vez tuvieron la industria automotriz y la láctea”, señaló Mario Ravettino, titular de esa cámara, de acuerdo a La Nación.