La Paz. El tratamiento de minerales concentrados a través de la instalación de plantas metalúrgicas en territorio nacional garantizaría al país US$600 millones, aseguró el ministro de Minería, José Pimentel. “Con (la instalación de) plantas metalúrgicas unos US$600 millones se quedarían en el país”. Por ejemplo, dijo, “por la producción de zinc de San Cristóbal se obtendrían US$450 millones”.

El zinc es el principal mineral de exportación de Bolivia. De enero a julio, el valor de la exportación de este mineral alcanzó los US$509,6 millones, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Para aprovechar esta situación, Pimentel recordó que el país cuenta con los proyectos metalúrgicos de Karachipampa y de otras dos fundiciones de zinc, en Oruro y Potosí.