Houston. Las compañías de petróleo y gas evaluaban este jueves los daños en sus instalaciones en la costa estadounidense del Golfo de México tras el paso del huracán Isaac, que se debilitó a tormenta tropical y avanzaba sobre el centro del país.

La industria petrolera y de gas en la región del Golfo de México hasta el momento no ha reportado daños significativos a la infraestructura a causa de la tormenta, y compañías como Royal Dutch Shell dijeron que podrían restablecer su paralizada producción costa afuera desde este viernes.

Isaac avanzaba hacia el norte este jueves, tras azotar Luisiana esta semana con fuerza de huracán. La tormenta alentó esta semana cortes generalizados en la producción como medida de precaución en las plataformas en mar adentro y las refinerías en tierra en la región del Golfo de México.

Los futuros del crudo en Estados Unidos caían más de un 1% y operaban por debajo de los US$95 por barril. Los precios del gas natural avanzaban el 1%.

La terminal Henry Hub, el punto de entrega en Luisiana de los contratos de gas estadounidenses, operaba con normalidad, dijo un portavoz del CME Group.

"No hemos oído de un daño significativo y parece que gran parte de la preocupación ha pasado", dijo Matt Smith, analista de Summit Energy en Louisville, Kentucky.

"Ahora, sólo se trata de que la actual producción vuelva a operar. Probablemente veremos una caída temporal en las importaciones petroleras debido a Isaac y un declive en la demanda de crudo en las refinerías que han estado cerradas", agregó.

Primeras evaluaciones. El 95% de la producción petrolera y el 72% de la de gas natural en la costa estadounidense del Golfo de México permanece cerrada, mientras que el 5,5% de la capacidad de refinación estadounidense seguía paralizada hasta el miércoles, mostraron cifras del gobierno.

Una refinería en el sur de Luisiana que estuvo en riesgo por inundaciones, la planta de Phillips 66 en Belle Chase, con capacidad para 247.000 barriles por día (bpd), "parece estar bien" y no resultó inundada, dijo el presidente del distrito de Plaquemines, Billy Nungesser, a una radio local el jueves.

Phillips no estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios.

En tanto, Valero dijo que no detectó daños estructurales en sus dos refinerías en Luisiana, durante una inspección preliminar este jueves. Aunque no estaba claro cuando reanudarían sus operaciones estas plantas.

El Louisiana Offshore Oil Port (LOOP), que maneja un 13% del petróleo crudo extranjero que llega a Estados Unidos, dijo que tiene suficiente poder de generación de respaldo para restablecer las entregas y satisfacer la demanda prevista de las refinerías tras la tormenta tropical Isaac, dijo el portavoz Barb Hesterman.

Isaac golpeó a la principal línea de suministro eléctrico de las instalaciones de almacenamiento en tierra de LOOP en Clovelly, Luisiana, según el proveedor de energía Entergy Corp.

Importantes productores de petróleo y gas en costa afuera dijeron que el jueves comenzarían a inspeccionar daños en las plataformas y que esperan enviar pronto a su personal de vuelta a las instalaciones.

El Golfo de México representa el 23% de la producción de petróleo de Estados Unidos y un 7% de la de gas natural. La región del Golfo es el centro más importante de refinerías del país, significando un 45% de la capacidad total estadounidense.

El Centro Nacional de Huracanes dijo que Isaac avanzaba en dirección noroeste sobre el centro de Luisiana con vientos máximos sostenidos de 75 kilómetros por hora a las 12:00 GMT el jueves.