Buenos Aires. La Unión Industrial Argentina (UIA) salió al paso de las demandas sindicales e instó al gobierno argentino a fijar un tope de 20% para los incrementos salariales de este año, luego de que algunos sectores presionaran por alzas cercanas al 25%.

"El tope deberá estar en el 20%", dijo una fuente de la entidad citada por el diario Cronista, advirtiendo que en esa cifra coincidieron los dirigentes del comité ejecutivo.

El organismo considera que esta cifra permitirá evitar las presiones inflacionarias, visión que sería compartida no sólo por los industriales, sino que también por otros sectores económicos.

El gremio se reunirá este martes para avanzar en una estrategia conjunta de cara a las negociaciones salariales.

La preocupación industrial por el alza de los reclamos de los gremios fue admitida por el secretario de la UIA, José Ignacio de Mendiguren.

El dirigente dijo que es necesario “partir de recuperar inflación, que es 14,7% hacia delante, y analizar después lo que pasa”.

La UIA tampoco descarta un acuerdo con la Confederación General de Trabajadores (CGT), encabezada por Hugo Moyano, cercano al gobierno de Cristina Fernández.