Asunción. El presidente de Capainlac, Erno Becker, explicó que por medio del programa de “merienda escolar” o “vaso de leche” se logró que aumentara el consumo de 75 a 80 litros anuales por persona.

No obstante, esa cantidad está por debajo del 50% de la recomendación de la OMS y, a pesar de todos los beneficios nutritivos que aporta la leche de vaca, predomina en el mercado local el consumo de jugos y gaseosas.

Para Becker, “sigue habiendo una gran desinformación entre los consumidores acerca de las bondades de le leche”, por lo que el sector tiene el desafío de realizar más campañas de promoción e información. En ese sentido, apuntó que el próximo año realizarán en nuestro país el Congreso Internacional de la Federación Panamericana de Leche (Fepale), denominado “Sí a la leche”, que se realizará en el Centro de Convenciones de la Conmebol.

Empero, la desinformación no es el único motivo del bajo consumo, ya que, por otro lado, en el fondo, también existe una cuestión cultural.

“Nuestra gente es criada en familias en las que el premio para el chico que hizo bien una tarea es una gaseosa, un refresco o un caramelo, pero nunca un vaso de leche”, indicó.

Becker advirtió que incluso entre los médicos y profesionales existe desinformación y también predomina la cuestión cultural que de alguna manera resta méritos a la leche de vaca.

“Con el afán de que el bebé tome la leche materna, los profesionales no recomiendan el consumo de leche de vaca. E incluso en los sanatorios se promociona leche en polvo de una marca específica y hasta hay carteles que dicen ‘no a la leche de vaca’. Nosotros ya hemos advertido sobre eso y es algo contra lo que debemos trabajar”, puntualizó el representante de los industriales.

Producción de la leche llega a 1.300.000 litros

En cuanto a la producción nacional de leche industrializada, indicó que la cifra está llegando a 1.300.000 litros por día, o sea 300.000 litros más de lo que se produce en invierno.

Debido a ese incremento en la cantidad ofertada, en el mercado se registró una reducción de precio de la leche en el orden del 5%, apuntó Becker, e incluso hay previsiones de más abaratamientos.

Por otro lado, como en los meses de verano crece la demanda de la línea de yogures, el sector lácteo prevé obtener en esta temporada un mayor margen de ganancia. Esta rentabilidad no solo se da para el sector industrial, sino también para el productor primario, que está recibiendo 2.000 guaraníes por litro de leche, en promedio.

Si bien hubo una pequeña disminución en los pagos a los productores, ya que el precio que se le abonaba por cada litro de leche era de 2.100, el valor actual sigue siendo alto en comparación con las cifras regionales.

Paraguay está pagando al productor de leche 20% más de lo que abona Uruguay y 30% más que Argentina, según destacó Becker. Es por eso que a nivel internacional no hay un mercado competitivo, ya que al tener menor precio en el sector primario, el precio al consumidor final es más barato y los productos extranjeros ingresan a competir con los nacionales con diferentes condiciones.

“Ni siquiera hace falta el contrabando, ya que en Paraguay no hay protección a la economía local y los productos de la región ingresan sin ningún tipo de problemas”, puntualizó.