Pasar al contenido principal
Precios del maíz y trigo mundial volverán a subir tras breve respiro en junio
Jueves, Julio 14, 2011 - 10:55

Después de la caída de los precios internacionales de los granos en junio, éstos volvieron a subir y ya recuperaron la mitad de las pérdidas acumuladas en dicho período.

Chicago. La inflación alimentaria que desconcertó a las autoridades de todo el mundo pareció tomarse un respiro en junio, cuando los precios del maíz y el trigo se derrumbaron, pero la pausa sería breve y las presiones alcistas volverán pronto.

La caída de los precios de los granos en el último mes fue impulsada por las preocupaciones sobre la salud de la economía, que llevaron a los fondos a liquidar sus posiciones en el mercado.

Sin embargo, los precios están volviendo a subir y ya recuperaron la mitad de las pérdidas acumuladas en junio.

La corriente vendedora opacó una realidad inevitable: el mundo está a un paso de que una ola de calor en el centro-oeste de Estados Unidos o un desastre en una cosecha disparen las cotizaciones y reaviven las preocupaciones sobre la seguridad alimentaria.

En medio de una ajustada oferta de granos y de un rápido crecimiento de la demanda global, la inflación alimentaria seguiría alta e incluso podría empeorar en los próximos años.

El mercado necesita años de cosechas casi perfectas para reabastecer las reservas globales de maíz y trigo, los pilares del sistema alimentario mundial, y minimizar los riesgos de una escalada de los precios.

"El fondo de la cuestión sigue siendo que, en una base global, el interés por estas materias primas, los granos en particular, ha evolucionado tanto en los últimos cinco a siete años que necesitamos grandes cosechas todo el tiempo", dijo Bruce Scherr, presidente ejecutivo de Informa Economics.

Caída de reservas en EE.UU. Las reservas de maíz de Estados Unidos, el mayor productor mundial, caerían a mínimos de 16 años en el verano boreal del 2012.

En esta oportunidad, las cosechas son grandes, pero la demanda está creciendo por parte de los consumidores chinos y de los productores de etanol de Estados Unidos.

En el caso del trigo, el Gobierno de Estados Unidos estima que los inventarios globales mejorarían a junio del 2012 hasta alcanzar 182 millones de toneladas, frente a un mínimo de 26 años de 126 millones en 2007/08.

No obstante, la creciente demanda, en especial del sector ganadero, mantendrá las cotizaciones elevadas, junto a una escasez de trigo de alta calidad y alto contenido proteico.

Todo esto incrementa las presiones. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dijo este mes que en 2011/12 los precios de los granos podrían caer por un incremento de las cosechas, pero no de forma dramática.

"La presión alcista sobre algunos de los precios de los alimentos tal vez se temperó en este momento", dijo Bill Lapp, presidente de Advanced Economic Solutions. "Pero no creo que haya desaparecido", agregó.

Precios se recuperan. Los futuros de maíz estadounidense subieron en el mercado de Chicago a un máximo histórico de US$8 por bushel el 10 de junio, pero cayeron un 23% en las siguientes tres semanas.

El cereal bajó un 15,8% en junio, en su mayor retroceso mensual en dos años.

Sin embargo, en la última semana y media, los precios han recuperado la mitad de esas pérdidas debido a que un clima cálido amenaza con reducir el rendimiento de la cosecha de Estados Unidos, que ya sufrió demoras en la siembra por intensas lluvias en la época de plantación.

Por el lado de la demanda, China sigue siendo clave para el mercado del maíz.

En el 2010, el gigante asiático se convirtió en un importador neto del cereal por primera vez en años y China planea importar hasta 5 millones de toneladas de maíz en 2011, según estimó el mes pasado el Consejo de Granos de Estados Unidos.

"A diferencia del 2008, las reservas de maíz (de China) han caído fuertemente. En cada respiro que se tome el mercado, ellos saldrán a comprar para apuntalar esas reservas", dijo Rich Feltes, vicepresidente de investigaciones de R.J. O'Brien.

"Por esa razón, yo diría que no es probable ver un derrumbe de los precios como en el 2008", dijo Feltes.

Autores

Reuters